Saltar al contenido

¿Sabías que una buena alimentación puede impulsar la productividad en el trabajo?

¿Alguna vez te has detenido a pensar en el poder que tiene tu plato de comida? En el ajetreo de nuestro día a día, a menudo pasamos por alto que nuestra alimentación es el motor de nuestra vitalidad, es la chispa que despierta nuestra energía, la fuerza que impulsa nuestras ideas y, puede ser el cambio que necesitas para alcanzar tus metas. Así que aquí vamos a descubrir cómo una buena nutrición puede ser tu aliado para un día a día lleno de logros.

¿Qué es una alimentación saludable? 

Es el arte de darle a nuestro cuerpo lo que necesita en las cantidades y en el momento idóneo. Esto le permite al organismo tomar de los alimentos los nutrientes que necesita para su buen funcionamiento en las distintas etapas de la vida, con el fin de promover el crecimiento, mantener la salud y aportar energía.

Una dieta saludable es aquella que cumple con los siguientes criterios

  • Completa: Contiene todos los macro y micronutrientes esenciales para el cuerpo.
  • Variada: Incluye una amplia gama de alimentos de diferentes grupos para garantizar una ingesta equilibrada de nutrientes.
  • Equilibrada: Las proporciones de cada grupo de nutrientes se ajustan para satisfacer las necesidades individuales del cuerpo.
  • Inocua: Está libre de contaminantes y no implica riesgos para la salud.
  • Suficiente: Cubre las necesidades nutricionales según la edad, sexo, nivel de actividad física y estado fisiológico de cada individuo.

EL PLATO DEL BUEN COMER

Imagina un plato dividido en tres secciones: 50% verduras y hortalizas, 25% de cereales y tubérculos y 25% de alimentos proteicos como carnes, leche, leguminosas o huevos. Este es el famoso "Plato del buen comer", tu platillo se podrá observar cómo en la imagen.

Recuerda que la forma en que cocinas tus alimentos también importa: opta por métodos de cocción como cocido, a la plancha, al horno o al vapor para mantener su valor nutricional. Evita los fritos, empanizados, ahumados y rebozados.

 

COMPLEMENTOS DE UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE

Una alimentación equilibrada es solo una parte del rompecabezas. Para alcanzar un estado óptimo de salud y productividad, también es fundamental incorporar otros aspectos clave en tu estilo de vida:


  • Actividad física
    Dedica al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana, a actividades físicas que te gusten. No solo te ayudará a mantener un peso saludable, sino que también mejorará tu salud cardiovascular, controlará tus niveles de azúcar e insulina, y te ayudará a gestionar el estrés de manera más efectiva.
  • Hidratación
    El agua es esencial para mantener el cuerpo en funcionamiento óptimo. Beber entre 6 y 8 vasos de agua al día ayuda a regular la temperatura corporal, mantener la piel saludable, proteger los órganos vitales y eliminar toxinas del cuerpo.
  • Descanso
    No subestimes el poder del sueño. Dormir entre 7 y 9 horas cada noche no solo te ayuda a sentirte descansado y alerta, sino que también fortalece tu sistema inmunológico, regula tus hormonas, y te permite procesar y almacenar información importante.

En resumen, tu alimentación y tus hábitos de vida tienen un impacto significativo en tu productividad y bienestar general. Al priorizar una alimentación saludable, actividad física regular, hidratación adecuada y un buen descanso, estarás sentando las bases para alcanzar tu máximo potencial en todos los aspectos de tu vida. ¡Así que adelante, alimenta tu cuerpo y desata todo tu potencial!