La motivación laboral es clave para tener un buen desempeño en todas las áreas. Como líder de una empresa, es fundamental que todos los trabajadores puedan sentirse motivados. A continuación, te explicaremos en qué consiste este término y cómo puedes lograrlo. 

Qué es la motivación laboral y por qué es importante

 

La motivación laboral es la capacidad que tiene una empresa de mantener contentos a sus empleados. Es decir, cualquier organización quiere que sus colaboradores estén satisfechos. Sin embargo, no siempre tienen “la receta” para conseguirlo, ya que hay que considerar varios factores. 

Un trabajador motivado va a poder rendir mejor. Según el estudio Felicidad y Trabajo de la consultora mexicana Crecimiento Sustentable, los empleados son hasta 88% más productivos si están felices o motivados. Ese mismo estudio detectó que esos trabajadores tienen hasta un 33% más de energía, algo útil para la eficiencia laboral (Connect Américas, 2013). 

Esto no puede suceder si no existe una motivación laboral adecuada. Una empresa que tenga un buen ambiente de trabajo y que fomente la motivación entre sus empleados permitirá un buen desempeño a largo plazo. Para eso, el trabajador tiene que sentir deseos de trabajar.

Una de las cuestiones que hay que revisar es si la persona efectivamente trabaja por obligación o si, incluso con sus responsabilidades, desea estar donde está. Una persona motivada quiere trabajar y asumir nuevos retos, ya que cree que esto implica un desarrollo personal. 

Al fin y al cabo, hay que comprender que todos los que forman parte de una organización lo hacen porque creen que es algo bueno para ellos. Si bien todos forman parte de un equipo, cada uno se quiere sentir importante. Ahí es donde la motivación laboral puede lograr ese impulso para mejorar el rendimiento (Ámbito, 2019). 

Su relación con la productividad

Es importante mencionar que la motivación laboral tiene una asociación directa con la productividad. Piénsalo de la siguiente manera: si alguna vez tuviste un trabajo que no te gustó, seguramente cumplías con tus obligaciones. Caso contrario, hubieses tenido un mal rendimiento que pondría en peligro tu puesto. 

Es lo que menciona un estudio de Gallup, que reveló que el 87% de los empleados a nivel mundial no se sienten comprometidos con su empresa (El Mostrador, 2014). Esto ocurre porque nadie los motiva a mejorar, por lo que el desempeño, en el mejor de los casos, solo se queda en el umbral de lo normal.

Como te hemos comentado, las empresas actuales no pueden conformarse con un rendimiento laboral normal. En realidad, todos aquellos que integren una compañía tendrían que esforzarse lo máximo posible para generar valor. No obstante, esto no puede suceder si no hay motivación laboral. Caso contrario, sería forzado y artificial.  

La clave está en la predisposición. Si un trabajador siente que forma parte de un lugar donde tiene oportunidades de progresar, ya que lo escuchan y cumple con objetivos importantes, seguramente querrá tomar más desafíos. Caso contrario, llegará a la oficina con estrés laboral, con el único objetivo de terminar su jornada y cobrar el salario.

Es lo que sucede con quienes no trabajan por deseo. En este sentido, sólo el 13% de las personas trabaja por vocación, según la consultora valenciana Intelema. El resto parece estar harto de sus respectivos trabajos, solo lo hacen por dinero o tienen ganas de renunciar (Observatorio RH, 2019).  

Tipos de motivación en el entorno laboral

Para tener un buen clima organizacional, es importante conocer cuáles son los tipos de motivación laboral existentes. Te contamos las más importantes. 

Intrínseca

Es aquella que forma parte del propio individuo. Se basa en la exploración, la experimentación y el deseo de conseguir distintos objetivos. Esta es una motivación que nace de la propia persona por el propio deseo de realizar cosas. Si lo acompaña una recompensa, mucho mejor.

Por supuesto, esta clase de motivación laboral es muy habitual en las personas que están fascinadas con la empresa en la que están trabajando. Si realizan una tarea que les fascina, probablemente ellos lo harían gratis. Por lo tanto, la recompensa económica, el salario, es un simple complemento. 

Justamente, lo que les genera satisfacción es la propia ejecución de las tareas y sus responsabilidades. Sin dudas, este ejemplo de motivación suele ser la ideal en los trabajadores. Si ellos se sienten comprometidos con sus roles, seguramente harán lo mejor posible (OBS Business School, 2015). 

Extrínseca

Ahora bien, también puede suceder todo lo contrario a la anterior. La motivación laboral no siempre saldrá de los propios empleados, sino que también la puedes fomentar. Es lo que sucede con la motivación extrínseca, la cual proviene del exterior. 

Es una motivación habitual en las personas que tal vez no tienen ningún problema con la empresa, pero no están dispuestos a dar un plus. Si las empresas necesitan mejores resultados, pueden generar un programa de incentivos que anime a los colaboradores. 

Así, puede ser un tipo de motivación laboral muy exitosa. El más común es cuando se incorporan los sistemas de comisiones por ventas. Es decir, se otorga un sueldo fijo a los trabajadores. No obstante, si logran determinados objetivos, pueden conseguir premios que los animarán a rendir mejor (PsyCiencia, 2019). 

Trascendente

Además, existe otro tipo de motivación que va más allá del simple individuo. Se trata de la motivación trascendente que no radica tanto en la propia persona, sino en un grupo. Es decir, ocurre cuando alguien no le da tanto valor a su trabajo ni a la empresa, sino a la amistad o al trabajo en equipo. 

Esta motivación laboral se da cuando hay una cultura organizacional tan amena que el empleado no cree estar trabajando. Por ejemplo, cuando forma parte de un departamento en el que siente que todos sus compañeros son amigos y el ambiente es extremadamente cómodo. 

Las empresas pueden aprovechar enormemente esta motivación para generar algo “trascendente”. Por ejemplo, cuando proponen los objetivos en equipo, ellos trabajarán codo a codo para hacer lo mejor posible. Al fin y al cabo, el resultado los compromete como grupo (LinkedIn, 2016). 

Consejos para impulsar la motivación laboral en la empresa

Es fundamental nutrirse de plataformas virtuales de telemedicina, que tienen acceso las 24 horas del día para todos los trabajadores. Esto permitirá mejorar el desempeño laboral del capital humano, pues ellos saben que la empresa se preocupa por su bienestar. 

A continuación, te contamos los mejores consejos para que impulses la motivación laboral en todos tus empleados. 

Correcta adecuación del puesto de trabajo

Un trabajador motivado siempre debe saber el puesto que está ocupando. En ocasiones, hay muchos empleados que están desaprovechando capacidades. Básicamente, porque están en posiciones que no se relacionan con sus habilidades. Esta situación puede llevar a frustraciones, decepciones o bajos rendimientos.

Es importante que siempre hagas una actualización sobre las aptitudes de los trabajadores. No solamente tienes que fijarte en el talento que tienen, sino también en sus deseos. A veces, la mejor motivación laboral es escuchar qué es lo que un empleado tiene para ofrecer. 

Si lo haces correctamente, observarás que la motivación intrínseca surgirá. Tal vez un empleado administrativo tiene grandes dotes para el área del marketing y no lo has podido apreciar. Lo importante es que puedas maximizar el rendimiento de tus empleados al adecuarlos a la posición más conveniente (InfoEmpleo, 2019). 

Reconocimiento de los logros

También vas a tener que reconocer los aciertos que tengan tus empleados. Aunque forma parte de sus responsabilidades, un trabajador que no se sienta “querido” probablemente no tendrá motivación laboral. Es decir, el logro será esporádico, ya que no tendrá motivos para volver a hacerlo. 

Si quieres tener empleados comprometidos, debes reconocer los momentos en los que hacen las cosas bien. A veces, solo alcanza con unas felicitaciones, un mensaje o algún beneficio especial. Así, garantizas que ellos busquen esforzarse para seguir cumpliendo sus objetivos (Gestión, 2014). 

Establecer metas claras e incentivos atractivos

Los problemas organizativos pueden ser un gran problema para la motivación laboral de los empleados. A menudo, ocurre en las empresas que no tienen objetivos claros. Por lo tanto, los trabajadores no saben qué es lo que tienen que hacer ni cuáles son los resultados que deben obtener. Para evitar estas situaciones, necesitas aclarar las metas de cada uno (Nación, 2015). 

Igualmente, siempre deberías tener un manual de procedimientos para que sigan tus indicaciones. Recuerda darles márgenes de libertad para que no sea algo tan estricto. Además, si consiguen esos resultados que tanto necesitas, puedes generar un programa de incentivos atractivos. Es decir, crearás una motivación extrínseca muy valiosa para la productividad (HubSpot, 2021). 

Promover la participación y el trabajo en equipo

Es esencial promover la participación y el trabajo en equipo. Aunque hay trabajadores que se sienten más cómodos en la individualidad, la idea es que logres integrarlos para optimizar los procesos productivos. Es decir, que exista algo más allá del compañerismo. 

Cuando los trabajadores sienten que tienen amigos en vez de compañeros, lograrán focalizar mejores metas grupales. Por ejemplo, si quieres mejorar la motivación laboral del grupo, puedes preguntar qué es lo que opinan de determinados proyectos o ideas. 

También podrás promover el debate entre ellos para tener distintas opiniones y sacar una solución superadora (Entrepreneur, 2014). Lo importante es que entiendas que todos ellos tienen algo para aportar, lo cual mejorará esta motivación. 

Si necesitas ayuda, debes saber que los servicios que ofrecemos en 1DOC3 son muy útiles para medir la motivación laboral de los empleados. Contamos con una herramienta muy útil para comprender las sensaciones de los trabajadores con respecto a la empresa. Por lo tanto, vas a poder tomar decisiones que ayuden a generar ese ambiente positivo que tanto necesitas. 

En definitiva, la motivación laboral es realmente útil para mejorar los resultados de una empresa. Es vital que logres un clima empresarial apto para que ellos se sientan a gusto y puedan potenciar sus habilidades. Así, vas a poder notar los resultados, mientras que los colaboradores estarán más a gusto en la organización.

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Últimas Entradas