equipos autodirigidos

Crea equipos autodirigidos y haz que tus empleados se sientan más empoderados

¿Sientes que debes estar pendiente de todo lo que hagan tus empleados? Posiblemente estés cometiendo el error de analizar al detalle cada uno de sus movimientos. Aquí te explicaremos por qué la creación de equipos autodirigidos puede ser clave para observar grandes resultados en una compañía. 

¿Qué son los equipos autodirigidos?

 

Pues bien, primero hay que mencionar que los equipos autodirigidos son una nueva forma de encarar la organización de los grupos laborales. Básicamente, se trata de personas que gestionan sus obligaciones diarias sin la necesidad de una estructura vertical. Esto es, ni más ni menos, que sin que existan órdenes dirigenciales.

Se trata de un cambio de paradigma muy importante en relación con algunas estructuras de trabajo. Durante muchos años, las compañías seguían estructuras jerárquicas donde los altos mandos daban órdenes que los demás debían cumplir a rajatabla. Aquí esta lógica cambia y se utiliza un sistema mucho más horizontal (InfoEmpleo, 2019).

La idea es que los equipos puedan repartirse las tareas de acuerdo con los deseos, aptitudes, motivaciones y la experiencia previa de los trabajadores. Esto no significa que los colaboradores sean independientes, ya que continúan perteneciendo a una organización que tiene sus propios objetivos. 

Esto implica un liderazgo más grupal y menos individualista, pues los encargados de supervisar las tareas suelen formar parte del equipo de trabajo. Por ende, no hay un jefe que se encargue de indicar las tareas, como en los equipos dirigidos. En cambio, hay un profesional que suele realizar sugerencias como un miembro más de un grupo. 

Por eso, la medición de resultados estará basada en los objetivos que se haya puesto la empresa (HubSpot, 2021). Lo que cambiará será el proceso: los trabajadores tendrán mayor o menor poder de decisión para cumplir con esos logros. Incluso, en algunos casos, ellos mismos podrían proponer objetivos según la visión que tengan de la compañía. 

Pros de este modelo

¿Consideras la posibilidad de crear equipos autodirigidos? A continuación, los pros de este modelo:

Capacidad de aprendizaje

Pues bien, hay que destacar que este formato laboral puede ser útil para un aprendizaje constante. No se trata de un líder dando órdenes a sus dirigidos, sino de todos los trabajadores ayudándose entre sí para sacar adelante un proyecto que exista en la organización. 

Además, es útil para que todos se nutran en distintos campos (HubSpot, 2021). Por ejemplo, en una agencia de comunicación (un rubro en el que se suelen emplear los equipos autodirigidos), el personal de diseño gráfico podrá orientar a los generadores de contenidos en algunas cosas y viceversa. 

Autonomía

La autonomía es una de las claves de los equipos autodirigidos. Básicamente, se trata de que los empleados formen parte de la toma de decisiones y no acaten únicamente órdenes de los líderes. Un ejemplo claro es Zappos, la empresa de calzados estadounidense. 

Desde el 2013 empezó a incorporar este sistema, donde se anima a los empleados para que identifiquen oportunidades y promuevan soluciones (HubSpot, 2021). Por lo tanto, si sientes que tus colaboradores tienen ganas de asumir nuevas responsabilidades, podrías probar este formato laboral. 

Confianza

Del mismo modo, la confianza es clave en esta clase de equipos. En ocasiones, los colaboradores se sienten saturados de la carga de trabajo, mucho más si solamente se dedican a obedecer. Entonces, cuando les dan libertades, posiblemente tengan más confianza. 

Por ejemplo, puede existir una motivación laboral mayor a la hora de cumplir con las responsabilidades. Ellos no tendrán miedo de equivocarse, sino que serán conscientes de que eso forma parte del aprendizaje. Entonces, podrán aumentar una mayor productividad (Bizneo, 2020). 

Comunicación

Básicamente, los equipos autodirigidos pueden mejorar la productividad laboral debido a una buena comunicación. Esto es lo que sucedió con la firma Federal Express (FedEx) en México, que experimentó los beneficios de este sistema. Gracias a una buena comunicación entre los colaboradores, logró reducir el 13% de los errores en el servicio (SuperRRHHéroes, 2019). 

En consecuencia, los empleados mejoraron su compromiso laboral con los clientes. Esto mismo puedes aplicar en tu empresa, en caso de que sientas que hay inconvenientes logísticos. En estos casos, este modelo puede impulsar a que los colaboradores descubran problemas e incluso propuestas para mejorar los servicios.  

Contras de este modelo

También deberías tener en cuenta las contras de tener equipos autodirigidos. A saber:

Cumplimiento

Una de las principales contras de los equipos autodirigidos es que puede disminuir el cumplimiento de las obligaciones. Por ejemplo, podría suceder que no se establezcan metas demasiado definidas o que los plazos de entrega se alarguen demasiado (Ceupe, 2021). 

Por lo tanto, si vas a incorporar este método de trabajo, asegúrate de que el hecho de no tener un líder fijo no afecta en la obtención de resultados. 

Convivencia

Esto puede ocurrir si ellos no asumen las responsabilidades, pues se creen que el hecho de tener un ambiente laboral distendido implica no trabajar. O sea, si la convivencia es demasiado positiva, podría pasar que estos equipos pierdan demasiado tiempo (InfoEmpleo, 2020).

Si hay un clima laboral muy relajado en tu empresa, puede que te convenga seguir con el modelo de siempre. 

Gestión de recursos

Esto puede darse cuando los equipos también se encargan de solicitar lo que se necesita para cada proyecto. Si ellos no son conscientes de la realidad material de la empresa, podrían pedir más de la cuenta y malgastar recursos (HubSpot, 2021). 

Para evitar esto, siempre debería haber un encargado del grupo que dialogue directamente con el jefe de la compañía. Así, podrán encontrar un equilibrio en los pedidos. 

Dificultad de implementación

Por último, no hay que olvidar que este método laboral implica un cambio con respecto a lo que conocemos como trabajo. Es decir, hay personas que no tienen problemas en tener un desempeño individual bajo órdenes de un líder. Por eso, podrían tardar en adaptarse a este sistema.

Entonces, deberías pensar muy bien si es necesario este pasaje hacia un modelo más horizontal. Si dudas, puedes utilizar alguna encuesta para pedir opiniones a tus empleados (QuestionPro, 2020). 

En definitiva, los equipos autodirigidos pueden ser una gran oportunidad para empoderar a tus empleados. Si lo crees conveniente, puedes aplicar este modelo para tener una forma de trabajo novedosa y flexible. ¡Seguramente observarás los cambios que esperas ver!

También te puede interesar: Renuncia mental: ¿Qué es y cómo evitar que el compromiso laboral de tu empleado desaparezca? 

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Últimas Entradas