comunicación asertiva

La importancia de la comunicación asertiva en el trabajo para fortalecer el trabajo en equipo

 

Los conflictos que se pueden enfrentar en el entorno laboral tienen origen en una deficiente comunicación asertiva en el trabajo. De igual manera, a la existencia de unas relaciones interpersonales de baja calidad que dificultan el proceso de intercambio (Aicad, 2021). Ambas resultan fundamentales para la interacción con los otros pues son factores imprescindibles para el logro de los objetivos de la organización y para poder trabajar en equipo.

Para lograr una comunicación asertiva en el trabajo se requiere que seas capaz de decir lo que piensas. Igualmente, que logres expresarte con claridad para que los demás te entiendan y puedas causar el efecto que te propones con tu comunicación (Semana, 2018). 

En este sentido, ser asertivos en la comunicación redundará en equipos más cohesionados, motivados, comprometidos y con mayor disposición para la cooperación y la colaboración; por cuanto una mala relación entre los miembros de un equipo afectará la productividad laboral (Sumatec, 2020).

¿Qué implica la comunicación asertiva en el trabajo?

Para ser asertivo en la comunicación es vital que expreses tus ideas de forma abierta, honesta y sincera; reconociendo tus derechos, pero también respetando los de los otros. 

¿Te parece difícil? ¡No te preocupes! Ser asertivo puede lograrse con entrenamiento. Por eso, te ofrecemos algunas claves que, junto con los beneficios del ejercicio y las habilidades sociales, ayudarán a integrarte mejor en equipos de trabajo. 

Ganar la confianza del interlocutor

Se trata de generar confianza entre los interlocutores para garantizar una comunicación fluida y franca. Debe fundarse en el respeto al otro y comprender su situación (Vallina, s/f.). Para ello, el contacto visual es fundamental, tanto al hablar como al escuchar. La psicóloga María Vallina recomienda que la mirada esté centrada 80% en los ojos, y 20% en la boca y nariz de tu contraparte. Con ello ganarás la atención del participante y mostrarás tu interés en la plática.

Cuidar el tono de voz

La comunicación asertiva en el trabajo no se circunscribe exclusivamente al lenguaje oral o escrito. También es necesario adecuar tu tono voz para no gritar o susurrar al hablar. Este detalle puede ser una barrera para una comunicación exitosa.  Por lo tanto, usa un tono sereno y firme; pero sin ser monótono, porque terminarás aburriendo.

Escucha activa

El saber escuchar es el oxígeno de la comunicación asertiva en el trabajo. Parte de escuchar activamente al otro. Esto implica que debes estar concentrado en el mensaje que intentan transmitirte.  Es decir, comunicar prestando atención al otro (García-Allen, 2017). Ello requiere estar muy atento para no distraerte. También para no interrumpir la comunicación abruptamente y, luego, poder resumir el planteamiento que te hicieron. El dominio de esta habilidad te ayudará mucho en tu crecimiento personal.

La postura corporal

La forma en que permaneces sentado o de pie aporta información a la persona que te escucha. Precisamente, la postura que adopten tanto el emisor como el receptor será un termómetro inicial que medirá la disposición o no al diálogo. En todo caso, un oyente activo tenderá a inclinarse un poco hacia adelante o también a los lados mientras te escuchan (García-Allen, 2017).

Cuidar los gestos 

Si hay algo que delata a una persona son sus gestos. Es preciso cuidar tu expresión facial, pues ella es una señal de escucha atenta o lo contrario (García-Allen, 2017). A través de tus expresiones faciales y corporales indicas empatía y simpatía en una conversación. Contrariamente, la imitación de gestos con tu rostro (no automáticos) es un indicativo de desatención. También, por ejemplo, desviar la mirada hacia los lados puede significar aburrimiento o distracción (Castro, 2020).

Atinar cuándo intervenir 

Si escuchas activamente descubrirás cuál es el mejor momento para expresar tu opinión. Se trata de que analices cuánto tiempo escuchas y eres escuchado para aumentar la receptividad y el impacto (Divulgación Dinámica, 2017). El ritmo de la conversación, los gestos del interlocutor o el desarrollo del tema te marcarán el momento preciso. Aquí requieres poner en práctica tu inteligencia emocional. Se trata de controlar tus sentimientos e impulsos. Máxime si una conversación se torna difícil (Aicad, 2021). Para ello es fundamental no perder la compostura, mantener la calma frente a tu interlocutor. Hay que evitar conductas no asertivas o agresivas. Ahora bien, esta productividad puede ser medida de manera sencilla. Para eso, necesitas entender que los dos principales indicadores que miden este valor son las horas trabajadas y la producción total. A saber:

    • Horas trabajadas. Se trata del contrato que has realizado con tus colaboradores, pero va un poco más allá de eso. En ocasiones, los trabajadores incumplen con ese vínculo o están muy poco activos durante la jornada laboral. Por ende, si tus empleados tienen 8 horas laborales diarias, podrías indagar para ver cuánto tiempo están verdaderamente activos. 
    • Producción total. Se trata del resultado de todos los factores productivos de una compañía. Esto significa que una mayor productividad laboral implica una mayor producción total. Por lo tanto, siempre deberías averiguar cuánto produce tu compañía mensualmente (EAE Business School, 2021).  implicaría dividir las 100.000 unidades por las 80 horas trabajadas. El resultado sería 1250 unidades fabricadas por hora (EAE Business School, 2021). 
También te puede interesar: Cómo medir y aumentar exitosamente la productividad laboral

Importancia de la comunicación asertiva en el trabajo

Para lograr una comunicación asertiva en el trabajo tienes necesariamente que ser empático (Aicad, 2021). Sin esta competencia emocional será muy difícil que logres ponerte en el lugar del otro y prestar la atención debida.

En efecto, cuando aprendes a comunicarte con asertividad mejoras tu desempeño. Además, manejas mejor tu tiempo. Tendrás relaciones más sanas e inspirarás respeto y confianza. 

Igualmente, mejorará tu potencial para tomar decisiones y resolver situaciones problemáticas (Amaya, 2019). Aunque no lo creas, te ayudará a atenuar el estrés.

De igual modo, esta habilidad no solo redundará en tu salud mental: autoestima, autoeficacia y actitud ante la vida (Vallina, s/f.). También te otorgará un conjunto de herramientas que te permitirán relacionarte de forma eficaz y con mayor soltura con tus colegas, superiores, clientes o en tu vida.

Ahora bien, la comunicación asertiva en el trabajo implica que dispones para tu labor de un conjunto de atributos que te distinguen y dan valor a tu desempeño profesional:  

 

Tener capacidad de convencimiento

Esto indica que no te conformas con lo que otros dicen. Por tanto, apelas a tu poder para transmitir tus ideas con seguridad y con argumentos (Manglano, s/f). También estarás dispuesto a defender tus opiniones desde razonamientos lógicos y coherentes con tu manera de pensar. En efecto, comunicar de forma asertiva potencia tu mensaje y te ayuda en su recepción y comprensión. Precisamente, te habilita para transmitir tus ideas con mayor facilidad, claridad y precisión.

Demostrar seguridad

El dominio de la comunicación asertiva en el trabajo te hará ganar confianza y autoestima. Por tanto, sentirás mayor seguridad para comunicarte, enfrentar problemas y resolver conflictos constructivamente (Amayaco, s/f). Ello te facilita el camino para expresar tus ideas y opiniones sin complejos o temor a las consecuencias.

Capacidad para llegar a acuerdos

Para alcanzar acuerdos es necesario tener una perspectiva lo más completa posible de la situación, cuestionar tus suposiciones y regular las emociones (Amaya, 2019)Aquí se trata de hablar de hechos objetivos y concretos, y no de tus conclusiones (Forner, s/f.). Por lo tanto, requieres ser empático con el punto de vista de tu contraparte. Procura que la relación sea de beneficio mutuo: ganar-ganar (Roldán, 2017).

La comunicación asertiva en el trabajo será tu aliada para expresar con firmeza, calma, seguridad y determinación tus inquietudes. En efecto, es una habilidad que puedes potenciar cada día. Su empleo cotidiano en los espacios de trabajo incidirá en el mejoramiento del clima laboral y en las relaciones interpersonales entre los miembros de los equipos de trabajo

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Últimas Entradas

viruela del simio
Salud

Viruela del Simio

La salud mental en los colaboradores de una empresa es parte fundamental para la buena productividad y desempeño de una organización.

Leer más »