Sin duda, las emociones son una parte fundamental del bienestar laboral. El bienestar emocional influye en la motivación, la creatividad y el rendimiento de los trabajadores. Además, ayuda a que haya un clima laboral positivo. 

Por lo tanto, es esencial que prestes atención a tu estado emocional para ser tu mejor versión en el ámbito laboral. Nosotros te contamos cinco aspectos de tu bienestar emocional que debes cuidar para mejorar tu desempeño laboral. 

¿Qué es el bienestar emocional y por qué debemos cuidarlo?

 

El bienestar emocional está muy ligado a la salud, pero ¿sabes realmente qué significa? Se trata del estado de ánimo en el que nos sentimos bien, tranquilos; en el que percibimos que dominamos nuestras emociones y somos capaces de hacer frente a las presiones del día a día, siendo la base para lograr una vida sana, feliz y plena (Comunidad de Madrid, 2018).

Se trata de un estado emocional en el que eres capaz de disfrutar la vida y, a la vez, afrontar los problemas diarios que te van surgiendo. Porque, recuerda, en la vida es normal a veces sentir sentimientos más negativos, como la tristeza o el enfado. El problema llega cuando estas emociones prevalecen más que las emociones positivas, como la alegría o la gratitud. 

Para conseguir alcanzar este bienestar emocional, es fundamental que te sientas bien en todos los aspectos de tu vida. El ámbito laboral es uno de ellos y uno muy importante, ya que pasamos muchas horas trabajando. 

Por lo tanto, si no cuidas tu estado emocional mientras estás desempeñando tu trabajo, esto repercutirá en tu desempeño laboral. Lo que acabará repercutiendo en todas las facetas de tu vida.

Bienestar emocional y desempeño laboral: dos conceptos que van de la mano

El bienestar emocional está directamente relacionado con el desempeño laboral de los trabajadores. Si los trabajadores se encuentran infelices en su entorno laboral, bajará su nivel de productividad. Por lo tanto, el malestar de los empleados afecta directamente a la empresa.   

El clima organizacional tiene mucha importancia en el estado emocional en el trabajo. Este entorno organizacional se define como el ambiente generado por las emociones de los miembros de un grupo u organización, el cual está relacionado con la motivación de los empleados (Gobierno de México, 2016)

El clima organizacional brinda seguridad y confianza a los trabajadores y propicia la mejora de la calidad de las relaciones laborales. Por ello, es fundamental que este clima sea favorable en cualquier empresa, independientemente del tamaño o de la actividad económica. 

Para que un trabajador alcance dicho bienestar emocional en el trabajo, es fundamental que se sienta satisfecho. Es decir, que reciba una retroalimentación de éxito en las tareas que desempeña. Un nivel óptimo de estimulación laboral puede generar en el trabajador emociones positivas. De este modo, se crea (Garrosa et al., 2010):

  • Una buena correspondencia entre la persona y el entorno, lo que ayuda a mejorar la motivación laboral y la productividad. 
  • Una relación en la que todos salen ganando. 

Los 5 aspectos de tu bienestar emocional que debes cuidar en tu entorno laboral 

1. Autogestión de las emociones para vencer el estrés laboral

Las personas maduras emocionalmente saben que pueden modificar su estado de ánimo en su propio beneficio. Esto, sin duda, es muy importante para alcanzar el equilibrio emocional en el entorno laboral. 

Así, cuando tengan un problema laboral, manejarán sus emociones de una manera constructiva y provechosa. Es decir, utilizarán habilidades y estrategias de afrontamiento positivas, con las que conseguirán vencer el estrés laboral. Por lo tanto, esta autogestión emocional traerá consigo efectos beneficiosos a largo plazo para la salud (Garrosa et al., 2010).

Si las emociones pueden afectar a la salud, también se debe observar cómo el trabajo es afectado por la salud. Algunas manifestaciones son: ausentismo, movilidad-rotación laboral, morbilidad, entre otros. Esto impacta negativamente en la productividad de la empresa y del país.

Por lo anterior, es importante que las organizaciones adopten acciones para generar entornos favorables y para promover el autocuidado. Por ejemplo, implementar estrategias que aseguren el bienestar emocional de los trabajadores como parte de una política innovadora. Estas traerán beneficios que se reflejarán en la productividad de los trabajadores y de las empresas. 

Una de estas estrategias podría ser la contratación de los servicios de telemedicina para sus empleados. Hoy en día, existen plataformas virtuales que ayudan a tener acceso a un médico 24 horas al día. De este modo, los trabajadores tendrán más facilidades para prestar atención a su salud de forma integral. Esto, consecuentemente, mejorará su productividad laboral. 

En este sentido, 1DOC3, la mayor healthtech de América Latina, podría ayudar a las empresas. ¿Cómo? Resolviendo las necesidades de salud de los empleados para mejorar su bienestar emocional.  

2. Alimentación saludable y equilibrada

El principal hábito saludable que todos los trabajadores deben adoptar es apostar por una alimentación saludable y equilibrada. Tener una alimentación balanceada trae múltiples beneficios para el cuerpo. Además, ayuda a tener un mejor estado de ánimo. En este sentido, disponer de los beneficios de una dieta sana es vital para que los trabajadores:

  • Desempeñen sus actividades laborales.
  • Se concentren en mejorar sus niveles de productividad. 

Por lo tanto, la nutrición en el trabajo representa para la empresa un factor decisivo, tanto en la prevención de enfermedades como en el aprovechamiento pleno de las capacidades físicas e intelectuales del personal (Gobierno de México, 2016).

Por todo lo anterior, el centro de trabajo debe ser un espacio donde se fomenten los hábitos saludables. Los trabajadores deben apostar por una dieta equilibrada. Para ello, es importante que se vaya variando el menú de cada día y se incluyan alimentos diferentes. 

Además, no hay que olvidar que la hidratación juega un papel muy importante en el organismo. Durante la jornada laboral debe de calmarse la sed bebiendo toda el agua que sea necesaria. Esto va a depender de las diversas ocupaciones y el esfuerzo físico que requiera el desempeño de estas.

Diversos estudios señalan que la mala nutrición afecta al estado emocional y provoca la disminución en la productividad. Y, consecuentemente, provoca costos muy altos a las empresas por enfermedades derivadas de una inadecuada alimentación. De hecho, una alimentación inadecuada puede causar pérdidas en la productividad de hasta un 20 % (Wanjek, 2005). 

3. Reducción del consumo de sustancias estimulantes 

Cuando una persona padece estrés laboral, suele aumentar el consumo de sustancias tóxicas para el organismo. En un primer momento puedes notar que te ayuda a mantener el ritmo o a relajarte. Sin embargo, a largo plazo no ayuda a tu bienestar emocional. De hecho, puede provocar unas consecuencias nefastas para la salud (MC Mutual 2008). 

Por lo tanto, es importante que vigiles el consumo de sustancias como el café. Además, hay que evitar al máximo el consumo de tabaco, que tantos efectos nocivos tiene para el organismo. 

De hecho, el consumo de tabaco está altamente relacionado con el estrés. Sus efectos sobre el sistema nervioso producen un falso bienestar. Por ello, es común que los trabajadores lo utilicen como vía de escape para afrontar el estrés y la rutina laboral. Sin embargo, no ayuda a que el rendimiento laboral sea el correcto (MC Mutual 2008). 

4. Crear rutinas y buscar momentos que te ayuden a desconectar

Organizar nuestro día a día es fundamental. Y en lo que se refiere al ámbito laboral, es igual de importante para preservar el bienestar emocional. Tener un horario planificado en el que realizar cada una de nuestras actividades:  

  • Hace que no estemos continuamente preocupados.
  • Nos ayuda a ser conscientes de las tareas que tenemos que realizar en el día a día. 

Por lo tanto, es importante crear una rutina laboral y organizar todas las tareas. De este modo, también podrás delegar aquellas tareas que no puedes atender (Ministerio de Salud de España, 2020). 

En este sentido, y sobre todo ahora con el teletrabajo, es esencial buscar momentos de desconexión. No te saltes las pausas estipuladas, ya que ayudan a despejar tu mente y, con ello, mejorará notablemente tu rendimiento laboral. En este sentido, buscar momentos adecuados para la actividad física también puede ayudar a desconectar.

5. Cuidar las relaciones con los demás

Además de promover el autocuidado, también debemos cuidar las relaciones con las personas que nos rodean. Es importante compartir momentos del día a día con amigos y personas de confianza. 

En este sentido, las relaciones laborales también merecen atención. Y es que la mejora de la calidad de las relaciones laborales contribuye a generar beneficios en salud. Además, nos brinda seguridad, bienestar emocional y nos ayuda a gestionar las emociones de forma adecuada. Todo ello mejorará el rendimiento laboral (Gobierno de México, 2016). 

En definitiva, el bienestar emocional es una parte muy importante de la salud en general. Este te capacita para disfrutar de la vida y poder afrontar cualquier cosa.

Así que no dejes nunca de lado tus emociones porque son una parte esencial de ti mismo. Te animamos a cuidar estos cinco aspectos que hemos abordado para alcanzar una buena salud emocional. Una vez lo consigas, verás cómo tu desempeño laboral ha aumentado.

 

Comparte en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Últimas Entradas